Toda la actualidad local de Cabra y comarca continuamente actualizada. Interesantísmos artículos de opinión y colaboraciones. Mantente siempre informado con: www.laopiniondecabra.com

Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

faltan 170 días para el
Domingo de Ramos 2022

Revista de actualidad cofrade editada por La Opinión de Cabra   |   DIARIO FUNDADO EN 1912   |   I.S.S.N.: 1695-6834

laopinioncofrade.com

viernes, 22 de octubre de 2021 - 21:59 h

La Aurora procesionará bajo palio el próximo 13 de noviembre de 2021

Seguir a Jesucristo, cargando con la cruz

Aquella Virgen del cuarto de mi abuela

10.08.21 - Escrito por: Eduardo Luna Arroyo

Eran tiempos en los que costaba despertarse y levantarse de la cama en verano o en cualquier época del año, pero especialmente en verano, cuando en las casas blancas de la Barriada de la Virgen de la Sierra, comenzaban todas las mañanas con la alegría y el amor a pecho descubierto de mis abuelos.

Yo era un niño muy feliz entre arrumacos de cariño y el amor de mi familia, pero en especial, en aquel cuarto pequeño que su ventana daba a un vergel de sencillez, humildad y silencio. En aquel cuarto y frente a mí, un cuadro, una mirada única, una expresión inigualable, un retumbe de ecos que yo no lograba entender.

¿Qué hacía allí ese cuadro con esa Virgen que focalizaba mi atención día a día, hora a hora?

Allí no había pandemias, ni tecnología hipnotizadora, no había agendas, ni relojes, ni teléfonos, ni horas, sólo había sosiego, paz y amabilidad por la vida. Allí estaba el cuadro con la Virgen y una leyenda debajo de aquella foto maravillosa en blanco y negro que nunca quise leer para no romper el encanto de todo lo que decía con su mirada y sus lágrimas inacabables, el rostro imperecedero y único de aquella Virgen de Cabra, de la Cabra más tradicional, costumbrista y devota. El luto permanente de mi bisabuela Carmen, se mezclaba con las lágrimas y sus reflejos eternos, en tardes eternas de agostos insufribles, que eran mitigados con un abanico y la puerta entreabierta, por si entraba la brisa de las calles encaladas de la barriada.

El cuadro siempre estaba allí y justo al lado, el retrato hiératico de mi bisabuelo Vicente que falleció sin poder conocer a su hija y que aquella composición de cuadros me evocaba la soledad de una viuda con su hija en brazos y sin el calor de su verdadero amor. Mi bisabuela Carmen «servía» en la casa de la familia Muriel y cuando llegaba el Sábado Santo no había manjar que faltara en aquella casa de la calle Álamos y otra vez, sin pensarlo, la Soledad, si, la Soledad, se hacía presente en la vida de mi familia y sin ellos saberlo, la llevaban dentro de si, aunque no lo manifestaran, aunque no me lo dijeran nunca.

Pero ¿cuál era aquella Virgen del cuarto de mi abuela? Aquella que yo ensimismado miraba día tras día, noche tras noche antes de dormir y mañana tras mañana cuando abría los ojos y mi primera imagen era tu cara nacarada, tu expresión sublime, tu río de lágrimas que ensalzaban aún más tu inconfundible belleza. Tú estabas allí, en aquella pared en la que llevabas años, viendo pasar la vida de una familia humilde de Cabra, pero rica, inmensamente rica en amor hacia los suyos. Todos los días de mi vida me acuerdo de aquel cuarto, de la sobriedad de la moldura que rodeaba tu cara, de la fina cuerda que servía para que el cuadro quedara asido a la pared.

Un día descubrí cual era aquella Virgen del cuarto de mi abuela, lo descubrí, sin darme cuenta, cuando te fui descubriendo poco a poco, cuando vi que en Ti, estaba depositada la tradición y el costumbrismo de una Semana Santa que llevas en el hueco que deja el entrelazado de tus prodigiosas manos. Te descubrí fuera de ese sueño de hojarascas de Pedrajas que es tu camarín y ahí, vi los ojos azules de mi bisabuela Carmen que dormía bajo tu mirada, la de aquel cuadro tosco y antiguo, en el que aparecía tu cara rodeada de blondas celestiales que acariciaban el dolor de tus lágrimas de luz y color del Sábado Santo.
Aquella Virgen del cuarto de mi abuela, eras Tú, Soledad de Cabra, la que durante tantos años vio pasar la historia de una familia que era la mía a la que quería y quiero con todo mi corazón, puede ser, ¿por qué no?, gracias a tu intercesión maternal.

En tus ojos Soledad, yo veía los ojos de mi bisabuela Carmen mientras me preguntaba, ¿cuál será la Virgen, la sublime belleza de una Virgen, que yo no lo sé y nadie me lo dijo nunca con palabras?.

Y eras Tú, Soledad de Mena, de Agustinas, de Cabra, de mi infancia, de mi recuerdo, de mi amada familia, del alma de la antigua Egabro.

más artículos

La Aurora procesionará bajo palio el próximo 13 de noviembre de 2021

02.10.21 - REAL HDAD. DEL HUERTO | Redacción / Antonio Ramón Jiménez Montes

Maestro Canela: historia de la Semana Santa

19.09.21 | Mateo Olaya Marín

Seguir a Jesucristo, cargando con la cruz

14.09.21 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Doblan campanas por la muerte de un Cofrade

27.08.21 | Eduardo Luna Arroyo | Director de Radio La Manigueta

27.08.21 |

D.E.P. Francisco Pareja Raya

26.08.21 - OBITUARIO | Redacción / Antonio Ramón Jiménez Montes

Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores "Yo estoy contigo todos los días"

24.07.21 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Venid a descansar un poco

15.07.21 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba.

La crisis de los partidos políticos

19.05.21 - NOTICIAS OBRERAS | HOAC

El ruido del Silencio

15.05.21 | Eduardo Luna Arroyo

Secciones

Webs amigas

laopiniondecabra.com | actualidad local
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream